Publicado: 24 de Agosto de 2014

A veces cambiar nuestro estilo de vida es tan sencillo como mejorar lo que nos rodea en nuestro día a día. Hoy la calidad, el confort y la seguridad  no tienen por qué estar reñidos con el diseño y el ahorro.

A continuación te damos siete buenas razones para realizar reformas en tu vivienda:

1.- Han cambiado las necesidades de tu familia. Tirar ese muro de esa habitación que ya no se usa para hacer el salón más grande, cambiar la bañera por un plato de ducha... en definitiva, adaptar tu hogar a tus necesidades actuales y hacerlo más cómodo y agradable.

2.- Mayor ahorro y confort. Hoy la energía es cara. Sustituir tus viejas ventanas o cerrar ese balcón al que hace siglos que no sales será una de tus inversiones más rentables y verás como la reducción en el consumo de luz y calefacción te compensa al final del año.

3.- Rehabilitación energética. Cumple con la actual normativa en cuanto a eficiencia energética y ¡consigue una A! Cuanto más eficiente sea tu vivienda, menor consumo de recursos y energía.

4.-Mejora estética. Si te maldices cada vez que ves esos viejos azulejos del baño o te horrorizas ante los desconchones de pintura alrededor de las ventanas, atrévete a darle una vuelta y recubre con materiales como el vinilo, la madera o prueba con un nuevo color para la pintura de tus paredes. Pequeños cambios obtienen grandes resultados.


5.- Mayor facilidad en el mantenimiento. Mejorar la impermeabilización de tu terraza o sustituir viejos electrodomésticos poco eficientes supondrá un mantenimiento más secillo y económico a medio y largo plazo.

6.- Mayor seguridad para los tuyos. Unas rejas en la planta baja, un doble cerrojo en la puerta principal o la instalación de una central de alarmas aumentará la seguridad de tu hogar y no supondrá un gran gasto.

7.- Aumenta el valor de tu vivienda en el mercado. Recuerda que con todas las mejoras que efectúes no sólo disfrutarás más de tu vivienda sino que estarás incrementando su valor de venta en el mercado.