Una de las cosas buenas del cambio de temporada es que podemos dar un aire renovado a nuestro hogar adaptándolo a la nueva estación con pequeños detalles que lo hagan más confortable. En otoño, cuando la luz comienza a disminuir fuera, la decoración nos debe ayudar a potenciar la luz, el colorido y la calidez de nuestro hogar.

A continuación se relacionan ideas sencillas para decorar en otoño:

Elige tonos tierra, rojos, bieges y ocres en tejidos. Introduce el terciopelo en elementos no muy grandes como los cojines y apuesta por potenciar los naranjas combinados con negro entorno a Halloween.

Busca una iluminación más cálida por medio de velas y flores: La luz de velas por la noche resulta perfecta para relajarnos al final del día. Incluye velas de color rojo o anaranjado con fragancias otoñales como la canela en distintas partes del hogar. En cuanto a las flores, la opción más sencilla, ya que no requieren ningún mantenimiento, es recurrir a las flores secas en jarrones, centros de mesa, cestas…. Si prefieres las flores frescas selecciona aquellas que florezcan en otoño y sean aptas para su cultivo en maceta, como los crisantemos. El brezo combinado en cestas y cajitas de madera da un aire rústico muy acogedor.

Combina elementos decorativos vintage, como candelabros o marcos de fotos envejecidos, con otros más modernos que uses habitualmente y utiliza frascos antiguos como floreros añadiendo piedrecitas en color tierra y hojas secas de árbol.

Por último, adorna las paredes con cuadros de motivos otoñales como paisajes u hojas secas para añadir elegancia a las estancias.

Publicado: 3 de Noviembre de 2014