La tecnología de iluminación con Leds ha experimentado un gran avance en los últimos años, lo cual se traduce en una reducción de costes y el aumento de sus aplicaciones. Todo ello lleva parejo que se haya podido extender su uso entre el público en general, incluido el ámbito doméstico. Algunas de sus principales ventajas son:

Alta calidad en la luz: El índice de rendimiento cromático es mayor en la tecnología led por lo que obtenemos colores más, nítidos, vivos y profundos. Las lámparas LED vienen en una amplia versatilidad de colores que no necesitan de filtros para que se puedan apreciar.

Alta eficiencia en iluminación: Las lámparas o focos de led consumen aproximadamente un 80% menos energía eléctrica que un foco común y su flujo de luz permite dirigirla al área que se desee sin perder energía en haces de luz que van en otras direcciones con lo que se incrementa la uniformidad lumínica y se reduce la pérdida de iluminación (mayor eficiencia lumínica). Además ofrecen ocho veces más iluminación que las lámparas comunes de filamentos de tungsteno.

Ahorro energético: Los focos LED son altamente eficientes y pueden generar un ahorro energético de hasta un 90% respecto a los focos comunes incandescentes y hasta un 25% con respecto a los focos ahorradores.

Mayor vida útil: Las lámparas con Leds tienen una vida útil de hasta 50.000 horas debido a que no contienen partes mecánicas ni filamentos. Los Leds en sí no dejan de funcionar, se va reduciendo su capacidad lumínica y por ese motivo tienen que ser sustituidos.

Mayor resistencia: Los focos de led resisten grandes variaciones de vibración y de temperatura.

Coste de mantenimiento casi nulo: Gracias su larga vida útil ofrecen un excelente ahorro en cuestiones de mantenimiento. Son ideales para instalarse en lugares  donde el mantenimiento es muy complicado o costoso, como puentes o edificios altos o con difícil acceso.

Seguridad en instalación y uso cotidiano: Las luces de led operan a bajo voltaje (por lo que la versatilidad en los voltajes de alimentación es inmensa)  y generan calor mínimo, de modo que proporcionan mayor seguridad a la gente durante su instalación y durante su uso cotidiano.

Diseños de iluminación innovadores: Debido a que tienen muy poco tamaño pueden instalarse en gran variedad de diseños geométricos en luminarias.

Protección de la salud y el medio ambiente: La luz con leds no emite rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos; esto ayuda a evitar riesgos tanto en la salud humana como en la flora y fauna. Las lámparas con led producen una pérdida mínima por calor y ahorran energía lo que ayuda enormemente a la protección del medio ambiente y a reducir las emisiones de CO2.  Además, los focos de leds son reciclables y no contaminan el medio ambiente si se tiran como las lámparas de sodio o mercurio o como los focos ahorradores (estas últimas emiten ondas electromagnéticas dañinas para la salud a corta distancia).

Publicado: 27 de Agosto de 2014